Ejemplo de Certificado de Eficiencia Energética

Certificado energético ejemplo
Los Certificados de Eficiencia Energética se suelen resumir en la Etiqueta Energética, que nos indica nuestro gasto eléctrico y emisiones de CO₂ anuales. A la izquierda la española, a la derecha la británica

La necesidad de un Certificado de Eficiencia Energética (CEE) o certificado energético es algo a lo que todos debemos hacer frente, y es que son imprescindibles para tener una vivienda en España. El documento en sí es algo difícil de descifrar, y por eso queremos ofrecer un ejemplo diseccionándolo para que se haga más fácil enterarse de qué dice o calcula nuestro certificado energético o qué nos mostrará una vez lo tengamos. Por supuesto, este tipo de certificado está apareciendo en una gran cantidad de países, especialmente en los europeos, pero nosotros nos vamos a centrar únicamente en el modelo español, ya que nuestra empresa solo trabaja con certificados en España.

Tipos de formato

El certificado energético se presenta de dos formas: Física y en Ce3x, una herramienta informática desarrollada por el Centro Nacional de Energías Renovables o CENER y la empresa  Efinovatic. Vamos a discutir primero el formato físico y después el digital.

Partes del certificado energético físico

El documento físico del que se nos hará entrega es un modelo de 6 páginas estando completamente vacío y lo más común es que una vez tenga nuestra información llegue a las 7 páginas, de las cuales todas salvo la primera página son anexos. En total cuenta con una página principal seguida de 4 secciones de anexos que vamos a discutir a continuación:

Página principal

La primera parte de nuestro certificado energético es la página que vamos a llamar página principal desde ahora. En esta página encontraremos los datos más básicos de nuestra vivienda, los datos del técnico responsable del certificado, la calificación energética y la fecha en la que se llevó a cabo el CEE. 

En el primer párrafo referente a los datos de nuestra vivienda encontraremos desde el nombre del edificio, su dirección y ubicación, código postal, zona climática en la que se halla, año de construcción, referencia catastral del edificio… y el tipo de edificio o parte del edificio.

En la segunda parte encontramos los datos de la persona que habrá evaluado nuestra vivienda y confeccionado el certificado energético, normalmente el/la profesional que certificará que esos datos son correctos.

La tercera parte contiene la calificación energética de la vivienda. Esta parte suele ser la que más interés despierta, y es que es la que califica según una nota o letra nuestra vivienda. Esta calificación se explica sola, lo más cerca que esté la letra a la primera letra del abecedario, lo mejor que será. Por supuesto, también se hace de forma visual con colores que van desde un rojo intenso (Peor calificación) a un verde intenso (Mejor calificación). Por supuesto, estar dentro de un grupo es una forma sencilla de clasificar rápidamente la vivienda, pero dos viviendas con una misma letra pueden ser significativamente distintas, pongamos de ejemplo exagerado en el que una casa de hace un siglo está terriblemente mal aislada, con ventanas y puertas por las que pasa el viento sin mayor esfuerzo y usa una caldera muy ineficiente, tendrá la misma calificación que una casa que se encuentre en un estado subóptimo pero esté en la clasificación G por unos pocos kW que la separan de ser de clasificación F, pero a la hora de la verdad para calentar y mantener caliente la primera necesitaremos muchísimos más recursos que los que necesitaremos con la segunda casa, por lo que recomendamos que a parte de fijarnos en las letras nos fijemos en las cantidades que estas representan.

Tras esto tenemos la fecha de creación del certificado y la respectiva firma profesional

 

 

Primera página del CEE

El consumo energético de las viviendas A es inferior a 44,6 kW por hora y m² al año y emisiones de CO₂ menores a 10 Kg por m² al año

El consumo energético de las viviendas B es inferior a 72,3 kW por hora y m² al año emisiones de CO₂ menores a 16,3 Kg por m² al año

El consumo energético de las viviendas C es inferior a 112,1 kW por hora y m² al año emisiones de CO₂ menores a 25,3 Kg por m² al año

El consumo energético de las viviendas D es inferior a 172 kW por hora y m² al año emisiones de CO₂ menores a 38,9 Kg por m² al año

El consumo energético de las viviendas E es inferior a 303,7 kW por hora y m² al año emisiones de CO₂ menores a 66 Kg por m² al año

El consumo energético de las viviendas F es inferior a 382,6 kW por hora y m² al año emisiones de CO₂ menores a 79,2 Kg por m² al año

El consumo energético de las viviendas G es superior a 382,6 kW por hora y m² al año emisiones de CO₂ menores a 79,2 Kg por m² al año

Primer anexo

El primer anexo se llama «Descripción de las características energéticas del edificio» y se divide en 3 secciones. 

La primera sección se llama «Superficie, imagen y situación», y contiene la superficie de la vivienda o el edificio en m², una foto del edificio y su situación desde vista de pájaro.

La segunda sección se llama envolvente térmica y en ella se recogen las distintas fachadas del edificio y el ratio de energía que pierden o transmitancia. En ella se recogen también el número de huecos, lucernarios, su superficie…

La tercera se llama instalaciones térmicas e incluye el tipo de instalaciones de las que disponemos para calentar y/o enfriar la casa o para producir agua caliente sanitaria, su potencia en kW y su rendimiento energético.

Subvención dinero pagar

Segundo anexo

El segundo anexo se llama «Calificación energética del edificio» y en él encontramos los datos importantes, los que hacen referente a la eficiencia de nuestra vivienda, sus sistemas y electrodomésticos.

Antes de entrar en la primera sección se nos indica la zona climática del edificio, tras lo cual entramos en la sección que nos indica la calificación energética del edificio, que se expresa en kilos de Dióxido de Carbono creados por metro cuadrado por año. Se suma lo de la calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria o ACS.

La segunda sección habla de la demanda de energía de la vivienda para mantener condiciones de confort dentro. Hay una gráfica para calefacción y otra para refrigeración.

La tercera sección trata de la cantidad de energía primaria consumida por el edificio, ya sea de fuentes renovables o no.

Certificado eficiencia energética ejemplo

Tercer anexo

El tercer anexo se llama «Recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética» y es el segundo más importante o el primero en base a nuestras necesidades, y es que este anexo es vital para hacer obras adecuadas que nos permitan mejorar el certificado y nuestras facturas.

Encontraremos dos agrupaciones, cada una con un análisis técnico y una descripción en la que encontraremos posibles mejoras a realizar para conseguir unos resultados que se nos enseña al principio de la agrupación, con 3 gráficas indicando la calificación que podría tener la vivienda si se hiciera esta instalación.

Obras para mejorar tu vivienda

Cuarto anexo

En este último anexo podemos encontrar las acciones que ha tomado la persona técnica para poder conseguir la información que después se ha presentado en este documento, en este anexo se describen comprobaciones, pruebas e inspecciones según las cuales se ha sacado la información.

Técnico certificador

Partes del certificado energético en formato digital

El certificado energético digital se da en un formato un tanto extraño que si no hemos hecho nuestro primer certificado será muy difícil que nos suene, estamos hablando del programa CE3X, el programa oficial que utilizamos en España para poder visualizar nuestro certificado energético. Este programa ha sido creado mediante la colaboración del Centro Nacional de Energías Renovables y una empresas navarra llamada Certificación Energética S.L., más conocida como Efinovatic. El programa se puede descargar gratis desde una página de esta empresa, en la que nos explican lo versátil que es el programa, y es que esta versión digital quizá no sea tan ordenada como la física, pero es sin duda mucho más visual y algo más completa que ésta.

El único punto problemático del programa es que no cuenta con versiones adaptadas al sistema de Apple, por lo que en caso de usar este sistema deberemos probar con otro dispositivo que pueda o, como otra opción, podemos descargar un emulador de Windows.

Al ser un programa vamos a encontrarnos con una nueva ventana emergente en la que encontraremos una cinta de opciones que abarca opciones muy conocidas, como el archivo y otras desconocidas en caso de ser nuevos, como será el caso de «Librerías» o «Patrones de sombra». Por debajo de esta encontraremos una barra de acceso rápido con opciones comunes, como deshacer, rehacer, o guardar. Finalmente tenemos la sección más importante, con casillas tan importantes como «Datos administrativos», «Datos generales, «Envolvente térmica»… Esta es la sección en la que vamos a encontrar la información que hace que un certificado energético sea lo que es.

Introducción a CE3X

Después de haber descargado el programa ejecutaremos el archivo .exe que nos dan y ya estaremos listos para dar nuestros primeros pasos en el programa. Antes de nada debemos meter los datos de nuestra vivienda, normalmente estos datos nos los proporcionará el profesional que hayamos contratado para poder contar con la versión de los datos más exacta, pero también tenemos la opción de usar valores que no sean conocidos, sino estimados o hasta por defecto, contando con los datos corrientes dentro de los parámetros de viviendas parecidas a la nuestra.

Podremos meter una gran variedad de datos que se pueden resumir fácilmente en aquellos que podemos encontrar en la versión física del certificado, siendo la principal ventaja del CE3X su mayor accesibilidad y formato más visual.

Datos del certificado

En esta primera sección hemos combinado los datos administrativos y los generales. Es realmente simple, ya que en la primera solo debemos meter los datos del dueño de la vivienda, los de nuestr@ técnic@ y la referencia catastral de la vivienda, que se puede encontrar fácilmente mediante el uso de la página del catastro.

En el segundo apartado encontramos más datos importantes de nuestro edificio que nos debería dar el / la profesional en cuestión que hayamos decidido contratar, especialmente en la sección de «Definición edificio».

Envolvente térmica

La envolvente térmica nos describirá la geometría de nuestra vivienda en fachadas, así como su disposición, dirección u orientación, su longitud, altura y el número de huecos que esta presenta. Esta es quizá la peor parte que rellenar debido a las cantidades de información repetitiva que hay que introducir, aunque también cabe señalar que gracias a este punto obtendremos la capacidad de visualizar nuestra vivienda de forma geométrica, a parte de las fachadas también tendremos que marcar suelos, particiones inferiores, huecos (Normalmente ventanas o tragaluces) y los puentes térmicos de la vivienda.

Instalaciones

Esta es la sección más pequeña de la que hablaremos, y en ella podemos encontrar los sistemas que utilizamos en nuestra vivienda para conseguir agua caliente sanitaria y aquellos que nos proporcionan calefacción y refrigeración, así como información importante, como su edad, el combustible que utilizan, su rendimiento y el nombre o modelo de los sistemas.

Calificación energética

Esta parte del programa puede o no aparecer dependiendo de si hemos metido o no los datos de la envolvente térmica. En esta sección se nos indica nuestra calificación energética y nuestras emisiones de carbono. Encontramos otra sección en la que podemos ver desglosada nuestra emisión de carbono por las instalaciones mencionadas en el apartado anterior. Normalmente las emisiones de la calefacción son siempre la parte más grande, correspondiendo con alrededor de tres cuartos del total. Esta proporción suele variar en base a la zona climática, y es que en España tenemos varios posibles climas, pero los más importantes son los de interior y los de costa. 

Tenemos una gran variedad de zonas climáticas en España, pero para simplificarlo vamos a agruparlos en dos: La de interior (C, D y E) y la de costa (A y B). Los climas de interior suelen tener climas con poca oscilación energética debido a la proximidad del mar. Estos se suelen dar en la costa del sur y del este de la península, así como en las provincias insulares. En estos casos el clima pone mucho de su parte, y es que la temperatura media es alta y no varía mucho a lo largo del año, por lo que salvo en pocos casos la situación generalizada va a ser de unas emisiones de carbono mucho menores que las del interior, aunque la escala se ajusta también a esto para que las viviendas costeras no tengan calificaciones energéticas infinitamente superiores a las del interior peninsular solo por su localización. En este caso podríamos observar que gastaremos alrededor de la misma cantidad en ACS y refrigeración, para que juntas en el total abarquen alrededor de un sexto. Otro factor destacable de diferenciación entre zonas climáticas es la elevación de la capital en metros sobre el nivel del mar, cosa bastante significativa y que puede hacer que varias localidades de la misma provincia tengan varias zonas distintas. En el caso de la vivienda del interior el caso varía mucho más, y es que las viviendas y las condiciones son mucho más dispares, y es que podemos encontrar desde casas sin sistema de refrigeración hasta casas que se gastan tanto en refrigeración como en calefacción y agua caliente sanitaria.

Medidas de mejora

Este es el último punto que vamos a discutir del CE3X, y es que es en este punto en el que todos los datos introducidos llegan a formar conclusiones con respecto a qué debemos hacer para mejorar el certificado energético de nuestra vivienda. Esta parte la suele añadir nuestro profesional, en ella se nos indicará la mejora a tener en cuenta (Ventanas aislantesnuevo aislamiento térmico en la fachada, nuevo sistema de calefacción o refrigeración…) y la respectiva mejora que ocurriría en comparación con nuestra situación actual y el porcentaje de ahorro correspondiente, así como nuestra nueva calificación energética.

Conclusión

Como último comentario nosotros queremos remarcar que no hay necesidad de escoger entre ambos formatos, y es que deberíamos tener acceso a ambos por pagar nuestro certificado energético. Si hubiese que elegir entre uno de los dos nos decantamos por el formato físico en un caso común, y es que es lo más entendible y extendido, aunque si buscamos de verdad obtener información al respecto de nuestra vivienda lo más cómodo sería el formato digital, para poder compartirlo, pasarlo a quien sea, un inquilino, familia, una inmobiliaria… La versión digital necesita de una mínima inversión de tiempo para descargar el programa gratuito CE3X y familiarizarse con los datos, cosa que no suele gustar al ciudadano promedio que no tiene interés en el tema más allá de tener el documento para olvidarse de él debido a su estatus obligatorio (Que de hecho como ya hemos mencionado solo se espera que en el futuro sea aún más restrictivo con el tema de la obligatoriedad)

Si tienes dudas al respecto del certificado energético, como qué es o cuánto cuesta no dudes en visitar nuestras páginas, y si te interesa contratar tu certificado con nosotros no dudes en contactarnos y te enviaremos una oferta individualizada gratuita y sin compromiso.