Energía renovable – Importancia, tipos y relación con la eficiencia energética

Energía renovable

Actualmente los términos energía renovable y eficiencia energética son temas de actualidad, sin embargo, equivocadamente muchos tienden a confundirlos.

Aunque sí se encuentran estrechamente relacionados, es de suma importancia no equivocarse y conocer el significado que tienen de fondo. El mundo actual busca desesperadamente reducir el impacto de emisiones de CO2 que se vierten a la atmósfera. Para ello debe cambiarse el modelo de producción energética y disminuir el consumo de combustibles fósiles.

Ahí es donde entra en acción tanto la energía renovable como la eficiencia energética.

Qué es la energía renovable

Provenientes de fuentes naturales, las energías renovables son, en principio, inagotables al tener una regeneración natural más rápida que la de consumo. Se caracterizan por su escasa o nula contaminación, punto a favor para su utilización frente a energías sí contaminantes. Consideradas el futuro y el activo más importante contra el cambio climático y la protección del medioambiente.

Cuando hablamos de «fuentes de energía renovable«, debemos entender como fuente, la manera mediante la cual se consigue la energía. Las fuentes renovables serían entre otras el sol, el viento, el mar, o las corrientes fluviales. 

Como vemos, todas las fuentes anteriores no son manipuladas por el hombre, sino que son naturales e inagotables. Por el contrario, las energías fósiles o no renovables, tienen su origen en fosilización durante millones de años de materia orgánica. Estas se crearon a lo largo del tiempo, y además de tener un ritmo de consumo muy superior al de su creación, son altamente contaminantes.

Todas las agendas políticas de los países tienen como uno de sus objetivos principales reducir sus niveles de contaminación. Para ello la estrategia debe tocar dos puntos, la eficiencia energética y el aumento del uso de energías renovables. 

En los últimos años se ha ido produciendo un aumento progresivo y exponencial del uso de energías renovables. El último año aumentó un 1% hasta alcanzar el 12% sobre el total de producción energética a través de fuentes renovables. Será un proceso lento, pero hay mucho margen de mejora para el uso de este tipo de energía. 

Qué es la eficiencia energética

Este término, está altamente relacionado con las energías renovables, especialmente en el objetivo final que ambos buscan alcanzar, el cuidado del medioambiente y el control de emisiones contaminantes. 

Al ser un término compuesto por dos palabras ya nos da una idea de su significado. Se habla de eficiencia cuando para lograr un objetivo se usan la mínima cantidad de recursos necesarios. Si a esta definición le sumamos el factor energético nos queda que:

La eficiencia energética es la consecución de los objetivos de consumo energético optimizando la cantidad de energía utilizada. Obtener los mejores resultados tras utilizar la menor cantidad de recursos energéticos. 

Trae aparejados grandes beneficios que redundan en el consumidor final, en el productor y en el medio ambiente. Entre otros:

  • Ahorro en costes y energía demandada
  • Protección del medioambiente
  • Optimización de los recursos naturales
 
Las viviendas,  promovidas por las políticas nacionales, empiezan todas poco a poco a disponer del certificado de eficiencia energética. Este documento contiene las características y valoraciones de eficiencia energética de un inmueble. Su medición viene reflejada mediante una escala de letras, siendo la A el punto más alto de eficiencia energética y el G el más bajo. 
 
Eficiencia energética

Relación entre la energía renovable y la eficiencia energética

De las definiciones que hemos visto, sacamos en claro que, aunque relacionados, no se trata de los mismos conceptos. Mientras que en energía renovable estamos hablando de producción y generación, en el concepto de eficiencia energética hablamos de optimización.

Su nexo de unión está en su finalidad, y en la mejora para el medioambiente que supone su consecución y desarrollo. Con ellos se disminuye la necesidad de combustibles fósiles y se frena la emisión de CO2. 

Por tanto, el punto óptimo se alcanzará al logar el objetivo del incremento máximo de la eficiencia, combinado con una generación energética a través de fuentes renovables. 

Desde los gobiernos se concentran grandes esfuerzos para incentivar ambos modelos. Subvenciones y ayudas a las empresas, además de construcciones de fuentes renovables mediante fondos públicos. Subidas de impuestos a los combustibles fósiles, así como rebajas a las renovables. 

También se incentiva el autoconsumo. Subvenciones tanto para fuentes renovables, geotermia o aerotermia (como los fondos Next Generation de Europa) entre otras, para aislamiento térmico y cambios de ventanas, etc. También deducciones fiscales para las viviendas que consigan mejorar sus niveles de eficiencia energética. 

Todas estas medidas para que ciudadanos, empresas y administraciones fomenten y tomen conciencia de la importancia de la creación de un futuro energético sostenible.

Tipos de energía renovable

Cuando hablamos de energía renovable debemos tener en cuenta que existen varios procedimientos que se engloban bajo dicho término. Metodologías que usan procesos o elementos naturales, en principio inagotables, que en mayor o menos medida generan energía limpia. Entre otros podemos destacar la energía renovable a través de:

  • Geotermia: Consiste en aprovechar las diferencias térmicas de las capas subterráneas. Se extrae el calor mediante pozos que pueden llegar profundidades superiores a 1 kilómetro y una vez en la superficie transformarse en electricidad. A menor escala también se utiliza para viviendas particulares para calefacción y refrigeración. 
  • Biomasa: Utiliza materiales orgánicos también denominados biomasa, siendo una energía con diversos usos: producción de electricidad, calefacción, combustible de vehículos, etc. Entre estos materiales se encuentran entre otros el etanol, madera, residuos de madera, biocombustibles, etc. Es una fuente de energía renovable que si bien no elimina por completo sí reduce las emisiones de CO2. Con diversas críticas, debe controlarse para que tenga un uso correcto.
  • Energía marítima: Todavía en desarrollo, espera ser la energía puntera una vez se desarrollen los sistemas adecuados. Aprovecha la energía generada por las olas y las mareas para generar energía eléctrica a partir del movimiento del agua.

No obstante, además de las ya mencionadas, existen tres fuentes de energía renovable que suponen la casi totalidad de la energía renovable producida. Hablamos de la energía eólica, la energía solar y la energía hidroeléctrica.

Energía eólica

La energía eólica utiliza la energía cinética del viento para transformarla, por medio de turbinas y generadores en energía eléctrica. La fuerza del viento hace rotar las aspas de los aerogeneradores generando energía mecánica que posteriormente se convierte en eléctrica al pasar por un generador.

Parque eólico

Se trata de una energía renovable, totalmente limpia y en principio ilimitada aunque eso sí, intermitente, ya que es dependiente del viento. Potencialmente toda la demanda energética del planeta podría cubrirse si se instalan suficientes parques eólicos.

Casi la práctica totalidad de los parques eólicos se encuentran en tierra firme, no obstante, cada vez son más los que se establecen en el mar. Estados Unidos, China y Alemania son las cabezas más visibles en cuánto a energía renovable eólica producida. Países como Reino Unido y Alemania son los que están apostando más por la localización marítima de los aerogeneradores.

Sus mayores inconvenientes vienen por dos vertientes. En primer lugar por su impacto visual, al romper la estética visual de la zona donde se instalan. El segundo punto es el peligro que suponen para aves y murciélagos, siendo los causantes de cientos de miles de muertes debido a la pérdida de su hábitat.

Energía solar

La energía solar capta mediante paneles solares o colectores la energía proveniente del sol en forma de radiación electromagnética. Se puede utilizar para obtener tanto energía eléctrica, como energía térmica.

Se trata de una fuente inagotable y limpia al igual que la eólica, teniendo un papel principal en la transformación energética. La radiación solar aprovechable que recibe la tierra, es miles de veces superior al consumo energético que hay que cubrir. Esto combinado con ser una energía económica y eficiente está dando lugar a que sea la energía renovable con mayor crecimiento.

Planta solar
  • Energía solar térmica: Recoge por medio de colectores la radiación proveniente del sol y la transforma en calor. El agua caliente es utilizada posteriormente para alimentar los sistemas de climatización. Su uso está altamente extendido para alimentar el sector residencial, industrial o higiénico.
  • Energía solar fotovoltaica: En este caso, la radiación se capta mediante módulos fotovoltaicos y se utiliza para la generación de energía eléctrica. En los últimos años ha sufrido una gran expansión, tanto por los parques solares, como los sistemas de autoconsumo, que pueden mejorar significativamente la calificación energética de nuestro hogar. Cada vez son más la viviendas que llevan a cabo este tipo de instalaciones para abastecer sus hogares.

El consumo de este sistema de energía renovable ha sufrido un aumento exponencial en los últimos años y aún tiene mucha capacidad de mejora por explotar. Desde 2008 ha sufrido un aumento de más del 4.000% de capacidad energética fotovoltaica instalada. 

Los países que encabezan la utilización de la energía solar son China, Japón y Estados Unidos. Sin embargo, estos países como otros muchos aún tienen un gran margen de mejora, especialmente países que pueden aprovechar sus condiciones climáticas como es el caso de España. 

Energía hidráulica

Utilizada durante siglos, aprovecha la fuerza del agua en movimiento para transformarla en energía eléctrica. Para ello el agua suele elevarse o descender bruscamente. Suele llevarse a cabo a través de fuentes hidroeléctricas construidas aprovechando los embalses y cauces de los ríos. 

Proceso muy eficaz, donde el rendimiento está entre el 90-95%. Se aprovecha casi al máximo la energía potencial de las corrientes de agua.

Los datos reflejan que aún sigue siendo cuantitativamente la energía renovable más utilizada. De las fuentes de energía utilizadas en el mundo, la hidroeléctrica se encuentra en cuarto lugar con alrededor del 6% de consumo energético y siendo la primera fuente renovable. Los primeros puestos son, en orden, par el petróleo, el carbón y el gas natural.

Los países que aprovechan esta fuente en mayor media son China, Brasil, Rusia, Canadá y Estados Unidos. Con menos margen de mejora que fuentes como la eólica o la solar, sigue siendo un gran complemento de creación de energía limpia

Energía hidráulica

Su funcionamiento es simple: Se aprovecha el desnivel para hacer pasar el agua por un circuito hidráulico, creándose energía cinética. Esta, es transformada mediante una turbina en energía mecánica y posteriormente en energía eléctrica por un generador.

También existen las centrales hidroeléctricas de bombeo o reversibles, que utilizan la fuerza al elevarse del agua.

Además de los beneficios obvios de la generación de energía renovable y limpia, tiene otras muchas aplicaciones. Entre otros, control de inundaciones, producción de agua potable, depósito para regadío de los terrenos cercanos, etc.

Cómo casi todas las fuentes de energía renovables tiene limitantes, entre ellos la cantidad de agua potable en movimiento, sobre la cuál además pueden afectar las sequías. También pueden afectar los ecosistemas fluviales, además de suponer un desembolso inicial importante (aunque bajos costes de explotación).

Cuál es la energía renovable más eficiente

Con las energías renovables más eficientes y prolíficas mencionadas nos surge una duda ¿Cuál es la más eficiente? Para llevar a cabo este cálculo se deben tener en cuenta dos factores principales: 

  • Costes de explotación: Donde se incluyen los costes de producción, mano de obra, maquinaria, vida útil de los equipos, etc.
  • Cantidad de energía generada

Varios estudios abogan por la energía eólica como la más eficiente de todas. No obstante no se puede ser tan categórico, y todo dependerá del contexto y localización donde se lleve a cabo. Localizaciones fotovoltaicas en sitios extremadamente soleados, parques eólicos en sitios donde el viento sople con fuerza, etc. 

Los factores climáticos y las condiciones particulares de cada país o localización dispondrán cuál es el la energía renovable más eficiente.

Mientras tanto, para apoyar ese futuro energético limpio que el planeta necesita, como ciudadanos podemos aportar nuestro granito de arena. Apostar por mejorar la eficiencia energética de nuestro inmueble y por el autoconsumo mediante energía limpia. Si has llevado acciones de este tipo en tu casa, o estás pensando en hacerlas, hay subvenciones y ayudas que pueden suponer un impulso económico importante.